Hoy me gustaría hablarte de la experiencia de compra de productos físicos. Sois muchas las que me escribís preguntándome acerca de cómo fidelizar a esos clientes que ya tenéis y por qué van a repetir su experiencia de compra en vuestras tiendas. Porque, vecina, lo más difícil no es que hagan click y compren tu producto. Eso, es relativamente sencillo, el más difícil todavía, radica en que abran tu paquete teniendo buenas sensaciones y quieran repetir.

La comunicación de tu marca no sólo existe en la web. Cada vez que publicas un post, que respondes un mail, que hablas con proveedores… todos aquellas ocasiones en las que tu marca HABLE, son una oportunidad para constituir tu identidad de marca y para hacer algo que pocas marcas consiguen: dejar huella.

packaging

¿Sabes cómo hacerlo?

Para lograr que tu cliente repita, se deberían dar cuatro premisas al llegar tu paquete a su hogar, dulce hogar. Tu Packaging también habla de ti:

  1. Buena presentación.
  2. Agradecimiento.
  3. Anímale a repetir.
  4. Consige que comparta su experiencia.

Crisálida Designer: Un buen ejemplo de identidad de marca en web, redes sociales, experiencia de compra y Packaging.

Me gustaría explicarte que hace poco adquirí un producto online, suelo comprar bastante a través de internet pero sólo me tocan la patata aquellos paquetes que están hechos con el mismo mimo que le pongo al comprarlos. Bien, como te explicaba, compré un vestido. Las fotos del vestido en redes eran de escándalo, ya me imaginaba bajando por una pradera verde y tocando el ukelele como si no hubiera mañana con él puesto. Recuerda esto siempre: tu cliente debe imaginarse con tu producto en sus manos, en mi caso, mi cabecita me juega muchas pasadas… si quieres saber cómo redactar fichas de producto tienes el post aquí.

Estaba yo imaginándome con el susodicho puesto y el cartero llamó dos veces. Ahí estaba mi paquete, MI vestido, mis tardes en la casa de la pradera. El cartero me entregó un sobre de papel arrugado. “No pasa nada…” pensé… lo importante está en el interior. El paquete puede sufrir daños por el camino (aunque eso también deberías tenerlo en cuenta y adecuar el packaging de tu producto al viaje que vaya a hacer.)

Abrí el paquete nerviosa, el corazón me iba a mil… (no sé si a vosotras os pasa o esto de la taquicardia al abrir paquetería es cosa mía) y ahí estaba mi vestido, metido en una bolsa de plástico de mala calidad y… y… nada más. Ni una tarjeta, ni un gracias, nada… Vaya chasco me llevé.

Si TÚ, creadora de mi vestido, le pones cero mimo al cuidado y embalaje de éste… estás demostrando que te importa muy poco tu trabajo y por ende me estás demostrando a mi (compradora) que no vale ni la mitad de lo que pagué por él. Hoy en día, existen un montón de empresas que se dedican a mimar esos aspectos de envoltura de paquetes.

El resto es historia, no recuerdo nada de la marca del vestido. No repetiré y por supuesto no le recomendaría a nadie que comprara en esa tienda.

Voy a explicarte cómo conseguir que tus clientes se lleven un buen sabor de boca con tu Packaging.

  1. Buena presentación: Dedícale tiempo a pensar en cómo vas a envolver tus productos. Hay marcas que se pasan meses probando cajas diferentes. Prueba varias cosas y elige cuál es la más adecuada para ti. El embalaje también habla de ti y de tu proyecto, no lo subestimes. Cuando tu cliente abra el paquete, un pedacito de ti va a llegarle a través de él. Procura que sea el mejor pedazo de tu proyecto. Escribe su nombre en su dirección con mimo y tal cual lo registró en tu Shop. Evita las faltas de ortografía incluso en su dirección postal.
  2. Una vez abra el paquete, todo tiene que estar bien colocado y que no parezca que ha viajado atravesando los 7 reinos a lomos de un caballo. Haz que los productos no “bailen” en una caja demasiado grande. Agradece su compra y su confianza. Esta persona ha confiado en ti, te ha dado su dinero, su dirección y su tiempo al invertir en tu tienda. Cuídala, dale las gracias. Una nota a mano te llevará un par de minutos y puede ser la diferencia entre alegrarle el día o no causar ninguna impresión en ella.
  3. Ofrécele un descuento, un pequeño detalle, un regalito en su próxima compra. Así, dejarás la pelota en su tejado y recordará que puede aprovechar ese detalle para futuras ocasiones.
  4. Anima a tu cliente a compartir su experiencia de compra en redes. El Unboxing está de moda y además que hablen de ti y utilicen tus #hashtags provocará que más personitas conozcan tu proyecto.

Cuida este aspecto de tu tienda online

Como te he comentado, he tenido una experiencia negativa reciente pero muchas positivas. Me gustaría chivarte esas marcas que sí han conseguido tocarme la patata con sus envíos y sus palabras:

  • Charuca y su frase: Ábreme despacio… una delícia abrir sus paquetes llenos de mimo.
  • Crisalida Designer:  Es una marca de ropa hecha con amor y despacito. María Crisóstomo está detrás de este proyecto que cuida cada detalle en sus prendas y en todos los aspectos. Un Packaging perfecto, una nota escrita a mano y un detalle hacen que esta marca, se torne inolvidable para cualquiera que abra ese paquete.
  • Pintapum: ¡Brillante! Es una marca dedicada a los peques de la casa y ha sabido utilizar la chispa incluso en el Packaging. El sobre en el buzón llama a atención a pequeños y mayores. Un sobre dorado y muy brillante con burbujas (que además de ser chulo preserva lo que hay en su interior). Núria también nos escribió una nota a mano que nos hizo sonreír  todos.

    Pintapum

     

    Y tú, ¿has tenido experiencias de compra positivas? ¿y negativas? ¿Dedicas tiempo a cuidar este aspecto de tu marca? Cuéntamelo todo y si te gusta no olvides comentar, compartir y contárselo a las vecinas. ^_^

Pin It on Pinterest