La página principal o Home de tu proyecto es lo primero que se van a encontrar tus clientes al visitar tu espacio en la red. Debe ser clara, sencilla, creíble (que genere confianza) y entendible… parece complicado, ¿verdad? Pues es mucho más sencillo de lo que crees.

Piénsalo: la web eres tú, y la página principal (Home) la debes hacer a tu imagen y semejaza. Tú eres la creadora y puedes moldearla como  quieras, contando lo que quieras y haciendo que tu marca brille, pero…

¿Qué debe tener la Home de tu proyecto?

  • El nombre de marca + la propuesta de valor. Algo tan obvio como esto a veces se convierte en misión imposible. Tu web no es “buscando a Wally” Debes dejar claro quien eres y qué haces. La propuesta de valor, es esa promesa que le haces a tu cliente, ese párrafo en el que explicas “brevemente” qué podéis hacer tú o tus productos para facilitarle la vida a ese futuro cliente. 
  • En el caso de que vendas productos, es imprescindible que al menos haya 3 fotos con enlace a tu tienda online. La home es el escaparate principal, muestra los productos de los que estés más orgullosa.
    Si vendes servicios, las fotos tuyas son el “Must have” de tu marca. Tu cliente no va a pagarte en función de tu belleza,  ni por si le prometes el oro y el moro ni siquiera porque tus fotos sean la pera. La relación con tu cliente se basa en la confianza que le inspires. Nada de fotos de espalda, de un pie, ni de tus dedos en el teclado. Tu sonrisa, es tu mejor carta de presentación.
  • Una llamada a la acción como mínimo. Tanto si vendes productos como servicios, una llamada a la acción es indispensable en cualquier página principal. Pregúntate cuál es el objetivo que quieres conseguir gracias a la navegación de ese futuro cliente. ¿Quieres que se suscriba? ¿Quieres que compre un producto determinado? ¿Crees que sería mejor que echara un vistazo a tus servicios? Enlázalo de forma clara para que no se marche antes de tiempo y guíalo hacia donde TÚ quieras.
  • Link al “sobre mí. Nos da pánico hablar sobre nosotras… lo sé, nos conocemos. Escribir tu “sobre mí” puede resultarte hasta terapéutico, te doy mi palabra. No huyas ni postergues el momento… y que quede claro donde está esa información en la página principal de tu web.
  • Testimonios. No hay mejor publicidad que lo que dicen de nosotros. Por eso, no olvides poner testimonios de esos clientes satisfechos que se han quedado maravillados con tus productos o servicios. ¿No sabes cómo pedir testimonios? Te lo cuento en el próximo post.
  • Contacto. No olvides el cajón con la página de contacto y con suscripción. El email-marketing está aquí para quedarse y es una parte fundamental de cualquier negocio 2.0 de hoy en día.
  • Blog visible… ¡Ay, vecina! Sé que da pereza, que a veces no sabes ni de qué escribir pero, un blog es ultra necesario para aportar contenidos de valor a tus clientes y futuros clientes.
  • Enlace a redes sociales. Dales la oportunidad de que te sigan y de que vean como te desenvuelves en RRSS. No olvides poner enlace a esas redes sociales que utilizas. 

Y ahora que ya sabes qué debe tener la página principal de tu proyecto, vete volando a tu web y observa si todas estas pautas ya las estás llevando a cabo o por el contrario, te faltan algunas por implementar.

¿Te ha gustado el post?
No olvides comentar, compartir y contárselo a las vecinas.

via GIPHY

Pin It on Pinterest