No me he vuelto loca, no… o tal vez sí. Con el título de este post puede parecer que después de tres meses de verano “bien acompañada” de mis tres pequeños, me ha entrado una especie de síndrome de Estocolmo. Y quizás tengas razón… pero gracias a esta convivencia veraniega ininterrumpida con mis hijos, he descubierto que el lenguaje es muy importante también en casa y que se puede utilizar el Copy también con los pequeños. El Copywriting no sólo sirve para vender más en tu página web si no que puedes utilizarlo en tu vida diaria, incluso con tus hijos.

Así que sin más preámbulos, te cuento cómo he utilizado técnicas de Copywriting en mi dulce hogar, este verano:

    • No es lo que dices, si no cómo lo dices: El primer mes de verano “Hippie” me pilló en bragas. Era imposible que alguien en la casa me hiciera caso para, por ejemplo, lavarse los dientes. Estuve pensando mucho sobre el tema y descubrí que mis palabras sonaban vacías y a madre de los años 60. Los niños ya no son como los de ayer, pero nosotras seguimos hablando como lo hacían nuestras abuelas. Creo que es genético, misterios de la madre naturaleza. Entonces probé la técnica de hablar de las caries, los dientes sucios… tampoco funcionó. Ahí entendí que no estaba “vendiendo” bien la idea. “Pero si me paso los días explicando el poder del lenguaje”.  Me dije: prueba a hablar de los beneficios de lavarse los dientes en lugar de los inconvenientes de no hacerlo. Y funcionó. “Lavarse los dientes es muy importante para tener una boca bonita y sin caries.”  

  • Justo en ese punto, me di cuenta, de que mis hijos, al igual que tus clientes… no son tontos. Saben perfectamente que les quiero vender algo y se nota demasiado. ¿Recuerdas esos anuncios de televisión en los que no dejan de decirte “compra ahora”? Probablemente no se han dado cuenta (aún) de que un lenguaje demasiado agresivo y que parece obligarnos a “pasar a la acción”. No sirve de nada o incluso, puede provocar el efecto contrario. “Lávate los dientes, ya”, no tenía ningún efecto.
  • También aprendí que dejar esa responsabilidad en sus pequeñas manitas, es mejor que convertirse en la pesadilla materna. Recordarles cada 5 minutos que se laven los dientes además de no funcionar en absoluto, provoca que no me escuchen y que al oír mi voz “desconecten”. Justo lo que pasa con los clientes… si en tu web no dejas de apabullar a tus clientes con llamadas a la acción constantes y te repites como el ajo, te van a recordar por ser la cansina del lugar. Así que probé a preguntarles si se habían lavado los dientes en lugar de darles la orden sin más:  “¿Te has lavado los dientes?”
  • Guiarles y darles a elegir. En tu proyecto, en tu página web eres tú la dueña y señora y eres tú la que debe guiar al usuario hacia donde quieras. Para eso es tu web y puedes hacer que tus clientes hagan el recorrido que quieras, gracias a las palabras. De la misma forma aprendí que darles opciones a mis hijos, les ayuda a tomar sus propias decisiones. “¿Prefieres lavarte los dientes ahora o lo harás después de X?”.
  • Y por último y no menos importante, el agradecimiento o reconocer cuando lo hacen bien. Si tus clientes se suscriben a tu web, por ejemplo y reciben un email automático y en inglés, estás tirando por la borda todo el trabajo que has hecho anteriormente. De nada habrá servido la persuasión ni la conquista si al final no les das una pequeña alegría en forma de palabras. “¡Vaya, se nota que te has lavado los dientes” o “¡Qué bien que te has lavado los dientes”… esto, traducido a tu Newsletter, es el mensaje de agradecimiento. Debes dar las gracias y valorar el esfuerzo que ha hecho esa persona al suscribirse y al leerte. “Me alegro de que te hayas suscrito” Es un buen ejemplo de qué puedes decir. Un mensaje personal y de agradecimiento puede ser la diferencia entre parecer un robot o realmente volverte memorable y que a los demás (hijos o no hijos) se sientas bien a tu lado.

y tú, ¿miras a tu alrededor para inspirarte con tu proyecto? Cuéntamelo todo y si te gusta… no olvides compartir y contárselo a las vecinas. ^_^

 

 

 

Pin It on Pinterest