¡Vuelve el blog! Por fin y aterrizo este 2020 con un temón como es el Marketing de Influecers. ¿Funciona el Marketing con Influencers? ¿Está preparada tu marca para este tipo de acciones o en cambio es una estretegia que no es para ti?

Primero de todo, me gustaría explicarte en qué consiste el Marketing de Influencers.

El Marketing de Influencers son esas campañas en las que se utiliza la figura de alguna persona que dispone de cierta visibilidad en redes sociales y en quién su audiencia confía. El Marketing de Influencers se ha popularizado en los últimos años y es una realidad que muchos de estos influencers viven de su nivel de influencia y de colaboraciones con marcas. Normalmente funcionan así: la marca contacta con el Influencer y le ofrece un producto o servicio a cambio de el mismo producto o servicio o un precio por Post o por Story en Instagram, por ejemplo. Aunque de un tiempo a esta parte, ya existen agencias para Influencers que se encargan de estas contrataciones y de sus aspectos legales (contratos, comisión, etc…).

Tipos de Influencers:

  • Microinfluencers. Son aquellos que tienen entre 5000 y 20.000 o 50.000 seguidores. Actualmente están muy buscados entre las marcas porque su audiencia es muy fiel y tienen un alto nivel de Engagment (interacciones con su público). Además, suelen estar especializados en un tema concreto (maternidad, moda, alimentación…) al estar dirigidos a un público específico es más sencillo que la colaboración, siempre y cuando sea para su público, funcione más y mejor.
  • Macroinfluencers. Las estrellas de Instagram. Son aquellas personas que ya poseen muchísima visiblidad en Instagram. Tienen más de 100.000 seguidores y la mayoría de ellos, viven de las colaboraciones con marcas. Son personas que han hecho de este mundo su profesión y en la mayoría de los casos, ya disponen de representante o agencia que trabaja como intermediario entra la marca y ellos mismos. 

¿Qué aspectos debes tener en cuenta sí o sí antes de contratar a un Influencer?

  1. Sus seguidores deben ser reales SIEMPRE. Parece una obviedad pero son muchos los que intentan subirse al carro del negocio de los Influencers y compran seguidores para hinchar sus cuentas en Instgaram. Comprobar si son reales o no es muy fácil. Es suficiente con que vayas al perfil de esa persona y vayas a seguidores. Si muchos no poseen fotos de perfil, son de países que nada tienen que ver con su cuenta o tienen nombres extraños con númeritos largos, entonces desconfía. Existen webs que te dicen el nivel de seguidores reales de una cuenta de Instagram concreta, invesiga a fondo antes de lanzarte.
  2. Tu público es su público. Vale, ayer vi que un restaurante colaboraba con un Influencer joven adolescente. Dicho restaurante es caro. Vamos, que para poder comer ahí necesitas tener un buen sueldo. El público de ese Influencer son adolescentes en su mayoría que no podrán pagar el menú del restaurante… así que esa colaboración no puede funcionar jamás. Blanco y en botella. Si vendes artículos para bebés no tiene sentido que contactes con mujeres sin hijos porque no va a servir de nada. Parece algo muy obvio pero cada día veo colaboraciones absurdas que es imposible que lleguen a buen puerto.
  3. Todo clarinete y apuntado. Tienes que tener claro en qué va a consistir la colaboración. En el caso de Stories debe estar especificado si va a estar destacada o solo va a aparecer 24 horas. Si la foto del Feed va a ser cosecha propia y si va a perdurar en el tiempo o va a borrarla cuando finalice la colaboración.
  4. Antes de empezar… te recomiendo que tu marca ya esté bien posicionada en el mercado. Es decir, si dispones de productos o servicios suficientes y un dinerito para invertir en ello. Si por el contrario, tu empresa aún no funciona del todo bien, es mejor que dirijas esa inversión a hacer tu empresa más rentable antes de lanzarte a hacer colaboraciones de este tipo.
  5. ¿Para qué?. Debes preguntarte para qué vas a hacerlo. Si ya dispones de visibilidad a veces es mejor no invertir en este tipo de acciones. Si tienes un buen nivel de ventas, quizás no necesitas hacer estas colaboraciones. Imagina que al final lo haces. Contactas con una Influencer que se pone tu prenda y lo petas. Imagina que te piden ese artículo en concreto. ¿Podrás abastecer a todo el mundo o te va a petar la cabeza y el negocio? Reflexiona antes de hacerlo.

¿Qué hacer con los que tienen mucho morro?

Existen muchas personas que buscan subirse a esta estrategia. Buscan hacerse con productos gratis por la cara. Seguro que te han escrito en alguna ocasión pidiéndote algo gratis. ¿Por qué no se lo compran si tanto les gusta?. Don Fisher, una marca preciosa, ha explicado que no colaboran con Influencers. Sus productos pueden comprarse en su web y son bastante asequibles. Quien lo quiera, que lo compre. Y me parece una buena política de empresa.

En realidad, las colaboraciones que SÍ funcionan son las que se producen de forma natural. Alguien compra algo que le gusta y lo comparte en redes porque es REAL. Puede ser iNFLUENCER o no, pero esa experiencia siempre va a ser positiva.

Mi última recomendación y creo que más importante es la siguiente:

Cuida a tus clientes como si fueran Influencers. Nadie mejor que ellos para abanderar tu marca.

Y ahora cuéntame, ¿has colaborado con Influencers? ¿Te piden productos gratis? Cuéntamelo todo en comentarios.

Pin It on Pinterest