Hoy te hablo de la propuesta de valor, vecina. Seguro, seguro que si has buceado por internet en búsqueda de recursos y herramientas para darle alas a tu proyecto, te habrás encontrado en varias ocasiones con la dichosa propuesta de valor. Quizás te estás preguntando qué es exactamente la propuesta de valor y hoy quiero ayudarte a elaborar la tuya. Pero… ¿Qué es exactamente la propuesta de valor de tu marca?

La propuesta de valor es esa promesa que le haces a tus clientes y que te diferencia de la competencia. Es todo lo que haces en tu proyecto resumido en un párrafo breve.

Ojo, vecina… no confundas propuesta de valor con eslogan. El eslogan generalmente es un texto breve, una frase con gancho y fuerza cuya finalidad es crear un mensaje de marca y ayudar a tus clientes a dar el sí y a recordarte. Pero la propuesta de valor es algo que tienes que tener claro sobre todo tú y que no tiene por qué ser recordada por tus clientes. Eso sí, deberás aprendértela de memoria y grabarla a fuego en tu cabeza y sobre todo que quede clara nada más entrar en tu web.

propuesta valor

¿Lista? Coge papel y boli porque allá vamos.

  • Escribe en un papel quien es tu cliente ideal. Debes ponerle cara y hasta nombre si hace falta y estar 100% familiarizada con el lenguaje en el que se expresa dicho cliente.
  • Pregúntate qué ofreces. Qué es aquello que haces exactamente y por qué lo haces diferente a los demás. Tú, eres distinta y única, aprovecha tu singularidad y sácala a relucir en tu propuesta de valor.
  • Apunta los beneficios que obtiene tu cliente si contrata o compra tus servicios o productos. Esta parte es fundamental para conseguir que tus futuros clientes, apuesten por ti y tu proyecto. No te limites a citar las características de tus productos, céntrate en los beneficios que conseguirá ese cliente si te contrata. Por ejemplo, si vendes una manta, es importante que expliques que con tu manta se acabaron los días de frío y que es la única del mundo que lleva un bolsillo para guardar, por ejemplo, el mando de la tele. (me lo acabo de inventar pero si sabes si existe esta manta, pídemela para Reyes… ^_^)
  • Huye de palabrería que no lleva a ninguna parte y que tu cliente, conoce por asociarla a la Teletienda… palabras o frases como: exclusivo, confía en nosotros, equipo multidisciplinar, lo mejor del universo… etcétera.
  • Ahora que ya tienes todas esos fragmentos apuntados en un papel, ha llegado la hora de la verdad. Resume en un solo párrafo todo lo que has escrito.
  • Memorízalo y cuéntaselo a tus vecinas. Tu madre, tu suegra, la vecina… cualquier persona a quien se lo cuentes ha de ser capaz de entender qué es aquello que haces. No te vengas arriba con palabras que suenan rimbombantes y que no aportan nada de nada tu propuesta de valor.
¿Has conseguido elaborar tu propuesta de valor? Estoy segura de que sí, estaré más feliz que una perdiz de que me lo cuentes aquí abajo. ¡Ah! Y no olvides suscribirte, recibirás una mini-guía para que tú misma puedas elaborar la identidad verbal de tu proyecto. Ou yeah!

 

Pin It on Pinterest