Redacta tu sobre mí en 8 pasos

Redacta tu sobre mí en 8 pasos

El “sobre mí” es una de las páginas más importantes de tu proyecto. Además, suele ser una de las más visitadas (si no me crees, haz la prueba.) Y sin embargo es la eterna olvidada. Yo, vecina, he visto. cosas que jamás creerías… he visto “sobre mí” sin nombre ni nada, sin presentación y sin sabor.

Quiero dejarte claro dos cosas antes de que sigas leyendo: la finalidad del “sobre mí” no es contar El Quijote sobre tu infancia… no es aburrir al personal ni sirve para que la gente cotillee tu vida como si fuera la Cuore.

La finalidad del sobre mí es… ¡Inspirar confianza! y… ¿para qué quieres inspirar confianza? pues para vender más, vecina. Ya está, chimpúm. No hay más. sobre mi

Así que hoy, tras la encuesta que hice en Instagram, en la que os preguntaba sobre la temática del próximo post… ganó este tema (por muy poquito, la verdad). Así que si votaste la otra opción, no te preocupes porque la próxima semana, hablaré sobre la descripción de productos.

Y ahora sí, te traigo 8 pasos que te servirán de guía para redactar tu “sobre mí”:

  1. Público. Céntrate en tu público y háblale a él en particular. Doy por hecho que ya conoces quien es tu cliente ideal. Por eso estoy segura de que dirigirte a él, será coser y cantar.
  2. Empieza por lanzar una pregunta que invite a seguir leyendo. Una pregunta que quizás se esté haciendo el lector y que conseguirá atraparle hasta el final. “¿Quieres saber por qué deberías contratarme? ¿estás cansada de escribir en tu blog sin obtener resultados? ¿Tu bebé no duerme por las noches?”. Busca las preguntas que tus clientes se están haciendo, elige la mejor y cuéntale por qué elegirte a ti entre el millón de la competencia es lo mejor que puede hacer ahora mismo. sobre mi
  3. Anécdotas, las justas. La verdad es que hubo un “Boom” con un estilo de “sobre mí” en los que hasta se nos cuenta si el emprendedor en cuestión duerme del lado izquierdo o del derecho. Una anécdota puede transformar tu sobre mí en memorable, pero tres son multitud. Elige una anécdota que esté vinculada con tu proyecto.
  4. Foto, siempre. Soy pesada con este tema pero es que…debo insistir. Con lo guapa que tú eres… de verdad, no vale una foto de espalda, ni de un pie, ni de un paisaje. Inspira confianza mostrando tu cara más amable y veraz. Es mejor que acudas a un profesional de la fotografía que sea capaz de sacar lo mejor de ti. Utiliza colores que vayan contigo y tu proyecto y sobre todo: ¡Sonríe! (nadie quiere contratar a alguien que está de mal humor). sobre mi
  5. Escribe por qué haces lo que haces y por qué has llegado hasta aquí. A veces nos enredamos a enumerar las tesis y los premios y los estudios que hemos realizado pero… sinceramente, aburren hasta a las abuelas. Tu sobre mí no es un Curriculum Vitae, es la página de ventas más importante que tendrás en tu web.
  6. Humor. Los humanos somos así, nos gusta que nos saquen una sonrisa porque la risa provoca empatía y por ende, confianza. Eso sí, sin pasarse de la raya. Porque una cosa es que te dediques a la venta de laca de uñas y otra que te dediques a alguna empresa fúnebre… donde el humor, se consideraría de muy mal gusto y hasta ofensivo.
  7. ¿Por qué escribes en tercera persona? No, nunca… jamás. No hagas tu “sobre mí” en tercera persona. Y si sois un equipo de trabajo, entonces que cada uno haga un mini sobre mí. De todas formas, aunque sea un equipo… seguro que alguien lleva la voz cantante y puede, hasta ejercer de presentador.
  8. ¡Llamada a la acción!. Siempre se olvida y es casi lo más importante. Tu cliente se ha leído tu sobre mí, está dispuesto a contratarte pero… al terminar de leer tiene que buscar en tu web dónde dirigirse… ¡ERROR! facilítale el camino. Eres tú quien debe guiar al usuario en tu web y no al revés. ¿Quieres que conozca tus productos? ¿que se suscriba? ¿que se descargue un e-book? Díselo.
Y ya está, ya tienes deberes por hacer. ¿Has conseguido redactar tu sobre mí? ¿te han servido estas pautas?

Cuéntamelo todo y no olvides comentar, compartir y contárselo a las vecinas. ¡Fuera vergüenza y a por el sobre mí!

 

¿Cómo elaborar tu propuesta de valor?

¿Cómo elaborar tu propuesta de valor?

Hoy te hablo de la propuesta de valor, vecina. Seguro, seguro que si has buceado por internet en búsqueda de recursos y herramientas para darle alas a tu proyecto, te habrás encontrado en varias ocasiones con la dichosa propuesta de valor. Quizás te estás preguntando qué es exactamente la propuesta de valor y hoy quiero ayudarte a elaborar la tuya. Pero… ¿Qué es exactamente la propuesta de valor de tu marca?

La propuesta de valor es esa promesa que le haces a tus clientes y que te diferencia de la competencia. Es todo lo que haces en tu proyecto resumido en un párrafo breve.

Ojo, vecina… no confundas propuesta de valor con eslogan. El eslogan generalmente es un texto breve, una frase con gancho y fuerza cuya finalidad es crear un mensaje de marca y ayudar a tus clientes a dar el sí y a recordarte. Pero la propuesta de valor es algo que tienes que tener claro sobre todo tú y que no tiene por qué ser recordada por tus clientes. Eso sí, deberás aprendértela de memoria y grabarla a fuego en tu cabeza y sobre todo que quede clara nada más entrar en tu web.

propuesta valor

¿Lista? Coge papel y boli porque allá vamos.

  • Escribe en un papel quien es tu cliente ideal. Debes ponerle cara y hasta nombre si hace falta y estar 100% familiarizada con el lenguaje en el que se expresa dicho cliente.
  • Pregúntate qué ofreces. Qué es aquello que haces exactamente y por qué lo haces diferente a los demás. Tú, eres distinta y única, aprovecha tu singularidad y sácala a relucir en tu propuesta de valor.
  • Apunta los beneficios que obtiene tu cliente si contrata o compra tus servicios o productos. Esta parte es fundamental para conseguir que tus futuros clientes, apuesten por ti y tu proyecto. No te limites a citar las características de tus productos, céntrate en los beneficios que conseguirá ese cliente si te contrata. Por ejemplo, si vendes una manta, es importante que expliques que con tu manta se acabaron los días de frío y que es la única del mundo que lleva un bolsillo para guardar, por ejemplo, el mando de la tele. (me lo acabo de inventar pero si sabes si existe esta manta, pídemela para Reyes… ^_^)
  • Huye de palabrería que no lleva a ninguna parte y que tu cliente, conoce por asociarla a la Teletienda… palabras o frases como: exclusivo, confía en nosotros, equipo multidisciplinar, lo mejor del universo… etcétera.
  • Ahora que ya tienes todas esos fragmentos apuntados en un papel, ha llegado la hora de la verdad. Resume en un solo párrafo todo lo que has escrito.
  • Memorízalo y cuéntaselo a tus vecinas. Tu madre, tu suegra, la vecina… cualquier persona a quien se lo cuentes ha de ser capaz de entender qué es aquello que haces. No te vengas arriba con palabras que suenan rimbombantes y que no aportan nada de nada tu propuesta de valor.
¿Has conseguido elaborar tu propuesta de valor? Estoy segura de que sí, estaré más feliz que una perdiz de que me lo cuentes aquí abajo. ¡Ah! Y no olvides suscribirte, recibirás una mini-guía para que tú misma puedas elaborar la identidad verbal de tu proyecto. Ou yeah!

 

5 Mentiras que te han contado sobre Copywriting

5 Mentiras que te han contado sobre Copywriting

¡Oh, vaya! Ya estoy con mis tirones de orejas… tranquila, esta vez no va a doler. Pero vengo a contarte esas 5 mentiras que probablemente te han estado contando sobre el Copywriting y cómo solucionarlo. Porque vecina, la verdad es que de cada vez, sois más las que confiáis en los beneficios de empezar a trabajar con los textos de vuestros proyectos… pero en el copy como en todas partes, no todo es oro lo que brilla y ahora mismo voy a intentar explicártelo e intentaré que no te hagas un lío y que efectivamente, puedas aprovechar el poder de las palabras sin perder el tiempo, que en eso sé que escaseas… ¿A qué sí?.

  • El Copywriting es magia potagia. “Menganita cambió los textos de su web y en una semana, triplicó las ventas”. ¿Te suena la historia?. Bueno, seguramente Menganita no sólo habrá cambiado los textos de la web y se habrá sentado a mirar Netflix mientras su producto se vendía como la espuma. No, qué va. Cambiar los textos de tu web, es un paso (y muy importante) pero… ¡alguien tendrá que ir a leerlos!. Necesitas algo más que palabras bonitas para que tus clientes entren en tu web, si no ¿cómo van a comprar lo que vendes?. Además del copywriting, una buena estrategia en redes es fundamental, para dirigir a esos posibles compradores hacia tu página. Si alguien te hace esa promesa, desconfía, baby.
  • El Copywriting es más importante que las fotos. El Copy es muy importante, pero no sólo de copy vive la vecina. Las fotos de tus productos son muy importantes para cautivar a tus clientes. Primero, hay que entrar por el ojo y luego, conseguir la venta gracias al poder de las palabras. Una mala foto puede arruinar una venta por mucho empeño y copy que le pongas al texto.

 

copywriting

  • Con Copywriting venderás más. Esto sin duda es cierto, pero debes ser muy constante para conseguir precisamente vender más. No puedes utilizar copy una vez y olvidarte por los siglos de los siglos. Porque puede ser pan para hoy, pero hambre para mañana. La constancia es imprescindible si quieres que los textos persuasivos sirvan para algo.
  • Con leerte cuatro posts sobre Copywriting, es suficiente. No lo negaré, si el año pasado me las veía canutas explicando en qué consistía mi trabajo, este año hasta el cuñado es Copywriter porque ha leído un artículo o quince y se le da bien escribir. Pues, lamento decirte que es más complicado que todo eso. Si bien es cierto que no se necesita un talento especial para ser copy, el trabajo en sí no sólo consiste en escribir bien y ya está. En cada proyecto hay que hacer una investigación, hay que mirar a la competencia, hay que hacer reuniones, cuestionarios y borradores, hay que hacer pruebas… y no todo vale, por eso hay especialización en este sector. Porque no cualquier texto sirve para una marca cualquiera.
  • Copy y SEO son la misma persona. No, es bien diferente. Una cosa es enamorar a Google y a sus entresijos (que todavía no alcanzo comprender) y otra muy diferente es enamorar a tu audiencia. Por eso hay gente especialista en SEO y sería maravilloso que pudieras contratar a un buen copy y un buen SEO a la vez. I Love Flor Terbeck, experta en SEO… puedes leer la entrevista que le hice sobre este tema aquí. Y si te ha gustado, te recomiendo que visites su web “¿Por qué Google no me quiere?.

    SEO copywriting flor tERBECK

    Foto de Flor Terbeck

Siento si este no era el post que esperabas. Pero estoy segura que a partir de ahora, verás al copy con otros ojos (espero que sean ojos tiernos). Cuéntame qué te ha parecido y si te ha gustado no olvides compartir y contárselo a las vecinas.

 

Los 5 errores que estás cometiendo con el Copywriting de tu web

Los 5 errores que estás cometiendo con el Copywriting de tu web

El Copywriting de tu web debería estar consiguiendo que vendas más. ¿Lo estás logrando?.

Todas mostramos nuestra web orgullosas, y es muy probable que te cueste ser objetiva contigo misma. Ya te lo he dicho, en más de una ocasión: Tú misma eres tu peor enemiga pero también tu mejor amiga. Las emprendedoras tenemos un gen bipolar que nos hace perdonarnos a la par que fustigarnos con la misma frecuencia. Hoy vengo a hablarte de esos 5 errores que probablemente estás cometiendo con el Copywriting de tu web.

Así que sin más dilación, te cuento, aquí y ahora esos 5 errores que quizás estás cometiendo con los textos de tu escaparate online:

    1. No tienes claro quien es tu público. Este primer punto es fundamental porque si no lo tienes claro, vecina, todo lo demás será en vano. Debes dibujar una radiografía de tu cliente ideal (ese que pagaría por tus productos y servicios) y hablarle en la misma sintonía con la que se expresa él. No es lo mismo hablar a mujeres mamás que buscan un producto concreto, que a mujeres de 20 años que desean otra cosa. Si no sabes a quien te diriges, irás dando palos de ciego sin poner foco en tu cliente idealpúblico
    2. No tienes una llamada a la acción clara. En tu página web, eres tú quien debe elegir los pasos que va a dar tu futuro cliente y no al revés. No hagas que se pierda en las crónicas de Narnia y sé clara con tu mensaje. ¿Quieres que compre un producto? Ofréceselo. ¿Quieres que se suscriba? Entonces no escondas al mono de Mailchimp en el último rincón de tu página. Es mejor una llamada a la acción clara, simple y sencilla que ochenta. O peor aún, que ninguna.

      Mailchimp

      Foto TankerCreative

    3. Y bastante relacionado con el punto 2, lo está el punto 3. Abusas del Copywriting “agresivo”. Sí, quizás mis copycompis van a  lapidarme por decir esto, pero no hay nada peor que esa escritura persuasiva agresiva, que quiere camelarte y se huele a la legua. “Totalmente gratis” “Compra ahora…” “Sólo hoy” “Oferta”… toda esa palabrería de canal de teletienda hace huir a tus clientes rápidamente de tu escaparate virtual. Para vender más, hay que tocar la patata de tu cliente. ¿Y cómo se hace? emocionando, sin lugar a dudas. Si le explicas con sinceridad y sin edulcorantes por qué debería apostar por ti o por tus productos, la venta te resultará más fácil.
    4. Describes, en lugar de hablar de los beneficios. ¿Te has fijado en tus servicios? ¿En tus productos? ¿Cómo los estás vendiendo? Es habitual hablar largo y tendido de las características en lugar de los beneficios que obtendrá tu cliente, si compra tu producto o servicio. Le haces una lista con tamaños, texturas, planes y objetivos… pero no se te ocurre hablarle de los beneficios que obtendrá si adquiere X producto. Es mejor que tu cliente se imagine a sí mismo disfrutando de tu producto sin que le “vendas” el albarán de sus características. abc errores
    5. Stop faltas. Hoy, todos tenemos acceso a diccionarios en menos de un segundo. ¿Por qué no revisamos nuestros textos como se merecen? una falta de ortografía (aunque parezca una nimiedad) puede arruinarte una venta. Haces que tu cliente no te tome en serio porque denota muy poca profesionalidad que no hayas revisado tus textos. La ausencia de exclamaciones e interrogantes al principio de las oraciones y preguntas (también cuenta….^_^), se está convirtiendo en algo habitual y oye, ¡hay que usarlas!.

Sí vecina, hoy tocaba un tirón de orejas, aunque todo tiene solución. O no, quizás lo estás haciendo muy bien. En ese caso, te felicito y te animo a seguir mejorando el Copywriting de tu web. Sea como sea, me encantará saber tu opinión al respecto.

Y si te gusta… no olvides comentar, compartir y contárselo a tus vecinas… ^_^

El Naming y cómo ponerle el nombre perfecto a tu proyecto

El Naming y cómo ponerle el nombre perfecto a tu proyecto

Lo oyes y suena de maravilla. Hay nombres que dejan huella y parece que han estado ahí toda la vida, sonando en tu cabeza. La mayoría de veces, un buen nombre no ha surgido al azar. Probablemente detrás de un nombre de marca que conoces, hay horas sin dormir, tormentas de ideas y un sinfín de “malos nombres” hasta dar con el bueno. Buscar un buen nombre no es tarea fácil, pero es uno de los aspectos más divertidos donde podrás dar rienda suelta a tu creatividad… pero, ¿sabes cómo hacerlo? 

Hoy te traigo este post con algunas ideas para ponerle a tu proyecto, el nombre que se merece:

    • Analiza a tu público. Probablemente es la parte más importante del proceso. Debes saber al detalle cómo respira el público al que te diriges, conocer a la perfección cómo hablan tus futuros clientes para que les resulte sencillo, pronunciar y sobre todo hablar de ti a sus amigos. Seguro que alguna vez te ha pasado ir a recomendar un producto o servicio y no recordar el nombre… “Era algo como…espera, espera… sonaba como….” Esto es fatal para la marca. Probablemente el futuro cliente se nos irá a San Google y optará por un servicio similar al que le recomendabas.
    • Corto, mejor. Ya lo dice el refrán: “lo bueno si es breve, dos veces bueno…” Un nombre corto siempre es más fácil de recordar que uno largo.
    • Fácil de pronunciar. Es verdad que a veces nos eclipsa la complejidad de una palabra, pero es mejor que sea fácil de pronunciar en todos los idiomas (si lo que pretendes es expandirte). Otra cosa es que tengas claro que vas a trabajar sólo a nivel local, por ejemplo, en Barcelona ,y tu nombre tenga un claro significado arraigado a la lengua catalana y al producto que ofreces.
    • Único en su especie. Por mucho que te guste el nombre del producto o servicio de la competencia, no debes jamás copiar o asemejarte en ningún sentido a alguien que ya exista. Para ello, no sólo es necesario comprobar si el dominio online está libre, sino que debes verificar en la OEPM si tu futuro nombre ya está registrado o no.

 

Si el papeleo te provoca urticaria y necesitas ayuda en este sentido, Marca Craft puede ayudarte en todo lo relacionado con registros de marca. Te ahorrarás dolores de cabeza y futuros problemas. Si necesitas más información sobre cómo proteger tus ideas, tuve el placer de entrevistar a Caribay Camacho hace unos meses, tienes la entrevista completa aquí.

diferencias

Aprovecha las diferencias con tu competencia.

    • Legible y fácil de entender en varios idiomas. Son muchas las marcas, a nivel internacional, que se ven obligadas a modificar su nombre por detalles sobre su pronunciación o diferentes significados de una misma palabra.

Es el caso del desodorante Axe, que en inglés significa “hacha” y que al sonar demasiado agresivo, tuvo que optar por el nombre “Linx” en países de habla inglesa. Hay muchos casos parecidos y divertidos en el mundo y es fácil encontrar en Google información al respecto. Pero si quieres expandirte a nivel internacional y  evitar salir en unos de esos rankings de nombres que suenan fatal en otros idiomas… te recomiendo que estudies mucho la pronunciación del nombre de tu marca.

    • Compuestos. No lo puedo evitar, me encantan los nombres de marca compuestos y los juegos de palabras. Soy una ultra defensora del poder de nuestra lengua y de todas esas frases hechas que nos mecen desde la cuna. Un ejemplo de ello es Mésame Mucho, el proyecto de una mallorquina (permitidme que barra para casa), que ha sabido combinar a la perfección un dicho popular con lo que hace en su proyecto. Marta es especialista en contar historias para marcas gastronómicas.
    • Tu nombre… ¿Y por qué no?. La verdad es que de cada vez son más, sobre todo en el sector servicios, los emprendedores que optan por utilizar su nombre en su proyecto. Y no es mala idea, si tienes un nombre bonito y fácil de recordar es genial poder incorporarlo a tu marca. Eso sí, es recomendable que no haya nadie “conocido o famosete” con el mismo nombre porque podrías dar lugar a confusiones. También puedes crearte un “alter ego” un nombre que parezca un nombre real pero que no sea el tuyo. Rosa Morel es un claro ejemplo de ello o la menda lerenda y Copymami…
    • Polémico. Si lo que te gusta es crear expectación, un nombre original y divertido puede ser la solución a la búsqueda del nombre perfecto. Un ejemplo que me gusta (aunque hablamos de nombres y no de proyectos…^_^) es el caso de Adopta un tío. Y debo decir que no sólo se han trabajado un nombre que deja huella, sino que su identidad visual y el copy del proyecto es un claro ejemplo de cómo debe comunicar una marca para tener identidad propia. No os perdáis su cuidado Instagram, merece la pena.
      Ig AUT

      Instagram de Adopta un tío

      Y ahora que ya tienes algunos tips para bautizar a tu marca, estaré encantada de que me cuentes tus ideas. Y si te ha gustado el post, no olvides comentar, compartir y contárselo a las vecinas… ^_^

 

Lo que mis hijos me han enseñado sobre Copywriting

Lo que mis hijos me han enseñado sobre Copywriting

 

No me he vuelto loca, no… o tal vez sí. Con el título de este post puede parecer que después de tres meses de verano “bien acompañada” de mis tres pequeños, me ha entrado una especie de síndrome de Estocolmo. Y quizás tengas razón… pero gracias a esta convivencia veraniega ininterrumpida con mis hijos, he descubierto que el lenguaje es muy importante también en casa y que se puede utilizar el Copy también con los pequeños. El Copywriting no sólo sirve para vender más en tu página web si no que puedes utilizarlo en tu vida diaria, incluso con tus hijos.

Así que sin más preámbulos, te cuento cómo he utilizado técnicas de Copywriting en mi dulce hogar, este verano:

    • No es lo que dices, si no cómo lo dices: El primer mes de verano “Hippie” me pilló en bragas. Era imposible que alguien en la casa me hiciera caso para, por ejemplo, lavarse los dientes. Estuve pensando mucho sobre el tema y descubrí que mis palabras sonaban vacías y a madre de los años 60. Los niños ya no son como los de ayer, pero nosotras seguimos hablando como lo hacían nuestras abuelas. Creo que es genético, misterios de la madre naturaleza. Entonces probé la técnica de hablar de las caries, los dientes sucios… tampoco funcionó. Ahí entendí que no estaba “vendiendo” bien la idea. “Pero si me paso los días explicando el poder del lenguaje”.  Me dije: prueba a hablar de los beneficios de lavarse los dientes en lugar de los inconvenientes de no hacerlo. Y funcionó. “Lavarse los dientes es muy importante para tener una boca bonita y sin caries.”  

  • Justo en ese punto, me di cuenta, de que mis hijos, al igual que tus clientes… no son tontos. Saben perfectamente que les quiero vender algo y se nota demasiado. ¿Recuerdas esos anuncios de televisión en los que no dejan de decirte “compra ahora”? Probablemente no se han dado cuenta (aún) de que un lenguaje demasiado agresivo y que parece obligarnos a “pasar a la acción”. No sirve de nada o incluso, puede provocar el efecto contrario. “Lávate los dientes, ya”, no tenía ningún efecto.
  • También aprendí que dejar esa responsabilidad en sus pequeñas manitas, es mejor que convertirse en la pesadilla materna. Recordarles cada 5 minutos que se laven los dientes además de no funcionar en absoluto, provoca que no me escuchen y que al oír mi voz “desconecten”. Justo lo que pasa con los clientes… si en tu web no dejas de apabullar a tus clientes con llamadas a la acción constantes y te repites como el ajo, te van a recordar por ser la cansina del lugar. Así que probé a preguntarles si se habían lavado los dientes en lugar de darles la orden sin más:  “¿Te has lavado los dientes?”
  • Guiarles y darles a elegir. En tu proyecto, en tu página web eres tú la dueña y señora y eres tú la que debe guiar al usuario hacia donde quieras. Para eso es tu web y puedes hacer que tus clientes hagan el recorrido que quieras, gracias a las palabras. De la misma forma aprendí que darles opciones a mis hijos, les ayuda a tomar sus propias decisiones. “¿Prefieres lavarte los dientes ahora o lo harás después de X?”.
  • Y por último y no menos importante, el agradecimiento o reconocer cuando lo hacen bien. Si tus clientes se suscriben a tu web, por ejemplo y reciben un email automático y en inglés, estás tirando por la borda todo el trabajo que has hecho anteriormente. De nada habrá servido la persuasión ni la conquista si al final no les das una pequeña alegría en forma de palabras. “¡Vaya, se nota que te has lavado los dientes” o “¡Qué bien que te has lavado los dientes”… esto, traducido a tu Newsletter, es el mensaje de agradecimiento. Debes dar las gracias y valorar el esfuerzo que ha hecho esa persona al suscribirse y al leerte. “Me alegro de que te hayas suscrito” Es un buen ejemplo de qué puedes decir. Un mensaje personal y de agradecimiento puede ser la diferencia entre parecer un robot o realmente volverte memorable y que a los demás (hijos o no hijos) se sientas bien a tu lado.

y tú, ¿miras a tu alrededor para inspirarte con tu proyecto? Cuéntamelo todo y si te gusta… no olvides compartir y contárselo a las vecinas. ^_^

 

 

 

Pin It on Pinterest